El MARQ proyecta excavaciones arqueológicas en diez enclaves

El Museo Arqueológico de Alicante (Marq) ultima su plan de excavaciones de este año, que se extenderá por diez enclaves de la provincia, repartidos de norte a sur, según han anunciado hoy fuentes de la Diputación Provincial.

Cerca de 120 voluntarios, todos ellos estudiantes, licenciados y graduados en Historia y Arqueología de España y del extranjero, participarán en esta edición, que se desarrollará entre los meses demayo y septiembre.

El objetivo de esta acción es el de proseguir con la investigación de la prehistoria, la cultura ibérica, la romana y la medieval-moderna en puntos estratégicos de la provincia.

El equipo de arqueólogos del museo alicantino intervendrá en los emplazamientos de Cabezo Pardo y Cabezo de los Ojales, en San Isidro, Granja de Rocamora y Albatera; Laderas del Castillo, en Callosa de Segura; la Cova del Randero, en Pedreguer; la Cova de L’Or, en Beniarrés, y el Penyal d’Ifac, en Calp.

También trabajará en la Bahía de la Albufereta y el Tossal de Manises, en Alicante; la Illeta dels Banyets, en El Campello; el Barranco del Juncaret, en Mutxamel, y la Parcela 604 del Polígono 16, en Monforte del Cid.

El diputado provincial de Cultura, Juan Bautista Roselló, ha señalado que el Marq continua este año con su programa de excavaciones arqueológicas, considerado por los profesionales uno de los más completos y rigurosos de la Comunitat, tanto por los periodos históricos que abarca como por el extenso ámbito territorial en el que se ejecuta.

«Para llevar a cabo estas tareas contaremos con el apoyo logístico de los ayuntamientos de Callosa de Segura, Calp, Pedreguer y Monforte del Cid mediante varios convenios de colaboración con la Diputación de Alicante», ha concretado Roselló.

El diputado provincial de Cultura ha agradecido la labor de los voluntarios que ayudan en estas tareas al tiempo que consiguen una formación práctica que les aporta mayor competencia en su futura actividad profesional.

La Diputación de Alicante destinará un total de 119.500 euros para impulsar las intervenciones arqueológicas, así como los trabajos y estudios multidisciplinares correspondientes en estas áreas de trabajo.

La finalidad de esta actuación es documentar y realizar una amplia investigación científica de los hallazgos que se recuperen, además de avanzar en el conocimiento de las antiguas civilizaciones que poblaron distintos enclaves de la provincia de Alicante.

Los objetivos y plan de trabajo en Cabezo Pardo y Cabezo de los Ojales se mantienen en los ámbitos ya intervenidos anteriormente.

En el primero de ellos actuando para comprobar la posible existencia de una maqbara en la zona y en el segundo para constatar la documentación de un edificio de planta rectangular, posible complejo artesanal.

Las labores que se realizarán en las laderas del Castillo de Callosa se concentrarán en la parte baja de la zona I para completar el registro de estructuras exhumadas de la Edad del Bronce durante la pasada campaña

Mientras, en la cueva prehistórica del Randero se dará continuidad a los trabajos en la galería central y sala de la entrada y se ultimará el inventario y dibujo de los materiales, analíticas y estudios de laboratorio.

Museo Arqueológico de Alicante - Interior de una sala
Museo Arqueológico de Alicante – Interior de una sala

En Cova de L’Or (Neolítico), los voluntarios se dedicarán a la realización de la planimetría de toda la cavidad.

Por otra parte, en el Penyal d’Ifac, uno de los puntos estratégicos de la provincia, se procederá a impulsar la undécima campaña de excavaciones en el Parque Natural con trabajos de campo que consistirán en la ampliación de los ya iniciados y delimitados en la puerta, la muralla oeste, la iglesia, la necrópolis y la muralla norte.

En la Bahía de Alicante destacarán las labores de prospección subacuática y los sondeos para la confección de la Carta Arqueológica Subacuática, en tanto que en el Tossal de Manises el objetivo será el de localizar la Puerta Occidental de la ciudad antigua, situada en la vertiente del yacimiento que desciende hacia el mar.

Además, en la Illeta dels Banyets se comprobará que la evolución del tramo de la calle 3 del barrio suroeste que linda con el edificio del Templo B es similar a la del resto de las calles ya documentadas.

En el Barranco del Juncaret se llevará a cabo la documentación arqueológica de los escasos restos conservados de una cisterna romana, mientras que en el Polígono 16 de Monforte se actuará en la parcela contigua que descubrió una necrópolis de época ibérica, junto al camino del Río y en el área de la Huerta.

Esta campaña cuenta con la colaboración de la Fundación CV MARQ en la difusión de las actividades realizadas y en el apoyo a las tareas de investigación.

Fuente: ABC.es – Alicante