El misterio del gladiador romano decapitado hallado en Inglaterra

Un nuevo hallazgo arqueológico tiene totalmente desconcertados a los británicos. El descubrimiento consiste en un esqueleto humanoencontrado bajo Liverpool Street (en el corazón de Londres) que, para asombro de los investigadores, se encuentra decapitado y con la cabeza a sus pies. Del fallecido sólo se sabe que data de la época romana, lo que ha llevado a pensar a algunos historiadores que podría tratarse del cuerpo de un gladiador derrotado que fue enterrado de esta curiosa forma.

Con todo, y tal y como afirma la versión digital del diario «The Telegraph», esta es una de las múltiples teorías que se barajan sobre la procedencia del esqueleto. Éste, fue desenterrado hace algunas jornadas como parte del proyecto «Crossrail», un plan de 15 millones de libras para construir una red ferroviaria de 26 millas (unos 41 kilómetros) a lo largo y ancho de la capital. A su vez, el hallazgo ha sido realizado apenas unas semanas después de que en Gran Bretaña se hayan encontrado los restos de más de 100 personas cerca de un convento.

Entre las teorías que barajan los expertos del Museo de Arqueología de Londres (MOLA) se encuentra la de que los restos podrían corresponderse con los de un gladiador romano que murió decapitado por su enemigo en un anfiteatro cercano (ahora bajo tierra). Esta idea sería corroborada por una serie de grilletes de la época encontrados en las inmediaciones del lugar. Así pues, tras fallecer, su cuerpo habría sido inhumado y, posteriormente, su cráneo habría sido arrojado a sus pies.

Fragmento del mosaico de Zliten, hallado cerca de Leptis Magna, actual Libia
Fragmento del mosaico de Zliten, hallado cerca de Leptis Magna, actual Libia

Más cabezas

Además de este misterioso esqueleto, han sido halladas en las inmediaciones varias cabezas humanas, lo que ha aumentado la incertidumbre de los expertos. Las teorías no se han hecho esperar y algunos investigadores del MOLA se han aveturado a afirmar que podrían haber pertenecido a delincuentes comunes que fueron decapitados y cuyos restos fueron exhibidos para «aleccionar» al resto de sus compañeros. Como, usualmente, el anfiteatro era usado también para ejecutar a los reos, esta teroría es plausible.

Otra teoría afirma que el desaparecido río Walbrook (un antiguo afluente del Támesis que se ubica en la región) podría haber erosionado las tumbas de un cementerio cercano llevándose consigo los restos de varias personas hasta la zona en la que han sido hallados los cráneos. Con todo, esta idea es rechazada por Jay Carver, uno de los principales arqueólogos del proyecto.

Finalmente, los expertos también barajan la posibilidad de que los cráneos encontrados podrían haber sido llevados hasta la zona porcazadores celtas o romanos que se habrían llevado consigo las cabezas de sus enemigos tras acabar con ellos en batalla. Aunque esta costumbre parezca dantesca, se solía realizar en la época, como muestra la columna de Trajano (donde hay relieves en los que varios gladiadores decapitan a sus enemigos).

Fuente: ABC.es