El origen del hombre prehistórico estaría en Israel

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv encontraron cuatro dientes prehistóricos en la Cueva Qesem cerca de Rosh Haayin (no lejos de Tel Aviv), y se maravillaron de los resultados de las pruebas que concluyeron que los fósiles tienen unos 400.000 años de edad. La importancia de esto es que es posible que el origen del hombre prehistórico esté en Israel, y no en el este de África. Y una sorpresa adicional es que el hombre prehistórico era principalmente vegetariano y no carnívoro.

La cueva se encuentra a 10 metros de profundidad y su superficie es de aproximadamente 300 metros cuadrados. Los investigadores han estado tamizando a través de ella por unos 15 años para descubrir los restos de la prehistoria. Los antiguos dientes fueron descubiertos por científicos de la Universidad de Tel Aviv y otras instituciones de investigación del mundo.

Su examen reveló que pertenecen a un tipo de hombre prehistórico que vivió en Israel, y que hasta ahora nadie sabía que existía. La ciencia ha mantenido hasta ahora que los humanos se originaron en África (los Homo Sapiens se desarrollaron allí hace unos 200.000 años.)

Recreación de grupo de Neandertales en la península Ibérica
Recreación de grupo de Neandertales en la península Ibérica

Otra especie prehistórica fue el hombre de Neandertal, que se extinguió, y se originó en Europa hace unos 300.000 años. Se estima que los dientes hallados en la cueva en Israel pertenecen a las especies más antiguas del ser humano, que era en realidad el padre del Homo sapiens y de los neandertales.

Las pruebas del sarro de los dientes revelaron restos de semillas y partículas de carbón que indican que esta especie, que la ciencia aún no ha nominado, era principalmente vegetariana. Comía carne, pero en cantidades muy pequeñas.

El rápido descubrimiento de la composición de los dientes fue posible gracias a la investigación realizada por el profesor Avi Gopher, Ran Barkai y la Prof. Dra. Rachel Sarig de la Universidad de Tel Aviv, en colaboración con investigadores extranjeros.

El Prof. Gopher dijo que la cueva en Rosh Haayin ya ha proporcionado en los últimos años varios descubrimientos importantes, incluyendo la prueba del uso de fuego regular para la carne asada y el reciclaje de herramientas en la prehistoria.
Según Gopher, un examen minucioso de los dientes reveló que “no pertenecen ni a nuestro antepasado Homo Erectus, ni a nuestros hermanos, los neandertales, sino más bien a una especie que pertenece a una nueva estirpe de hombre desconocido hasta ahora.”

Gopher explica su vegetarianismo por la desaparición de los elefantes en nuestra región hace unos 400.000 años, lo que obligó a la especie, que los comían, encontrar una fuente alternativa de alimentos. Además, la carne asada en cuevas causaba constante humo, lo que les molestaba y probablemente dañaba a su salud.

Fuente: Aurora – Isarael y Judaismo