El renacimiento del Museo del Hombre de París

El Hombre en toda su complejidad, científica, social, cultural, es la vasta temática de este museo que abrirá el sábado al público luego de seis largos años de renovación. Este hermoso centro con una impresionante vista hacia la Torre Eiffel, fue creado en 1938, pero se había quedado obsoleto frente a la evolución de la ciencia.

El ambicioso proyecto del Estado francés fue renovar completamente este Museo para presentar su prestigiosa colección bajo el prisma de las múltiples disciplinas que estudian al hombre en la actualidad : la biología, la genética, la historia, la etnología, la antropología, convergen en este nuevo polo cultural y científico, para tratar de responder a tres interrogantes mayores: quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

“Esta temática es por supuesto vasta, casi infinita. No exploramos todas las líneas de investigación en cada disciplina. Escogimos los grandes temas en relación al hombre, que tienen que ver con su especificidad : qué es el ser humano, nuestro cuerpo, nuestro capacidad de palabra y de reflexión, los lazos sociales o la diversidad cultural. Pero también hemos querido contar la historia de la evolución, partiendo desde hace 7 millones de años para llegar hasta nuestros días. Y por último, hacia dónde vamos, es decir, cómo imaginamos el futuro de las sociedades humanas y cuales son nuestras responsabilidades para asegurarnos la permanencia de la especie”, dijo a RFI Cécile Aufaure, directora del proyecto de renovación del Museo del Hombre.

Estructura de bustos de América, Asia y Africa, en el Museo del Hombre de París.
Estructura de bustos de América, Asia y Africa, en el Museo del Hombre de París.

Este Museo del Hombre posee una colección sin paragón en el mundo compuesta por 30.000 representaciones antropológicas así como 700.000 objetos de la prehistoria, entre ellos, el célebre cráneo de Cromagnon de 28.000 años de antigüedad, descubierto en 1868, en Dordoña, o la voluptuosa Venus de Lespugue. Objetos de un alto valor presentados ahora en espacios ultramodernos.

La riqueza dialéctica se pone de manifiesto con un Muro de las lenguas, donde de forma lúdica se evocan los 7.000 idiomas y dialectos en el mundo. En el corazón de la galería del Hombre, una estructura de 11 metros de alto y 19 largo con 90 bustos de bronce y yeso, representaciones de las poblaciones autóctonas de América, Asia y Africa. La gran particularidad de este nuevo museo con respecto a otras instituciones en París es presentar el hombre bajo una multiplicidad de puntos de vista.

El circuito del Museo del Hombre se termina con una reflexión sobre el impacto de la presencia humana en el planeta en materia la sobreexplotación de los recursos naturales, biodiversidad amenazada, pero también las proezas del hombre en materia tecnológica o médica.

Fuente: RFI Español