Homo Almendralejensis

¿Sabían que en Almendralejo, en cuatro kilómetros, está condensada la historia del mundo desde el año 450.000 antes de Cristo hasta nuestros días? Sí, en Almendralejo. Es lógico. Nuestros antepasados no eran tontos. Enseguida descubrieron que estas tierras eran magníficas para el cultivo y se asentaron en ellas. En el parque de las Mercedes, centro de la ciudad, hay un yacimiento del Paleolítico Medio, del hombre de Neandertal. Data, aproximadamente, de 450.000 años antes de Cristo y se han encontrado 500 piezas de museo: hachas, puntas de flecha, cuchillos…

Aunque el mejor lugar para asentarse en la zona es el Cabezo de San Marcos, desde donde se controla toda Tierra de Barros. Allí hay restos de un poblado de hace 5.000 años con tres líneas de murallas concéntricas. Es del periodo Calcolítico y está a un paso del famoso enterramiento de Huerto Montero, ese que durante el solsticio de invierno se llena de magia solar. Del Calcolítico son las cazoletas o grabados rupestres en rocas situadas en la vega del río Harnina. Son 30 conjuntos entre los que destaca la Cueva del Moro, con 350 cazoletas pulimentadas en una misma piedra.

Nos acercamos unos años más a nuestra era y llegamos al 1.500-800 antes de Cristo, finales de la Edad del Bronce, para encontrar en la vega del Harnina un poblado con restos de cerámica orientalizante y griega, lo que rompe muchos esquemas porque se creía que los griegos no habían llegado tan al norte y resulta que sí, que habían subido hasta Almendralejo. Este poblado, de unos 200 años antes de la creación de Emerita Augusta, pudo ser una ciudad romana de cierta importancia. Se cerraría así este conjunto de poblados y enterramientos, que, en pocos kilómetros, resume la historia de la humanidad.

Cabezo de San Marcos - Fosos, silos y cazoletas
Cabezo de San Marcos – Fosos, silos y cazoletas

«Ahora debemos concienciarnos de lo que tenemos y proseguir con las excavaciones para ofrecer a los visitantes esta posibilidad única de conocer diferentes periodos de la historia en Almendralejo», expone Juan Pedro Asuar, que, junto al arqueólogo Jesús Moreno García, está detrás de muchos de estos descubrimientos.

Juan Pedro Asuar es técnico en Patrimonio y fue gerente de Arqueo, una empresa de Almendralejo dedicada a las excavaciones arqueológicas. Durante cuatro años, realizaron excavaciones en Extremadura. Llegaron a ser 30 trabajadores, pero la crisis también llegó a la arqueología y Asuar ha tenido que cerrar la empresa y colocarse en una bodega de cava.

Pero la pasión de este joven de 38 años es la arqueología y, mientras nos enseña la línea de poblados y enterramientos prehistóricos de Almendralejo, expone su teoría sobre la misteriosa ciudad de Dipo, donde estaban las tropas de Sertorio, enfrentadas a las de Quinto Cecilio Metelo, acuarteladas en Conisturgis (Medellín).

Metelo asedió Dipo y la arrasó. Dipo y Medellín eran las grandes ciudades del Guadiana Medio. Se creía que Dipo estaba en Portugal, pero esa teoría se desechó y el círculo de posibilidades se ha ido cerrando en torno a Almendralejo. «Aquí hay indicios de varios poblados, de la existencia de un vicus, de un asedio… Era una ciudad con varios recintos amurallados, algunos hasta de 60 hectáreas», detalla Juan Pedro.

«Están apareciendo murallas de la primera época de la colonización romana. Creemos que en el entorno de Almendralejo habría un vicus (población que aún no es importante para ser considerada ciudad). El vicus era como un centro de gobierno comarcal. Este de Almendralejo pudo crearse con soldados eméritos, que controlarían a los lusitanos colonizados. En ese tiempo, antes de la creación de Mérida, Almendralejo habría sido el centro neurálgico de esta zona de Lusitania. Es solo una teoría, pero a cada paso que damos, se confirma», apunta Juan Pedro.

Cree que Almendralejo podría convertirse en un complemento de la visita turística a Mérida. «Aquí se podría conocer la evolución del hombre a lo largo de 450.000 años, pero para eso hace falta seguir excavando», concluye.

Fuente: HOY.es