La banda sonora de la evolución

Una nueva experiencia sensorial para descubrir los sonidos que han rodeado a la evolución humana a lo largo del tiempo, que llegan desde la antigüedad como ‘ecos’. Así describe el Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos a la nueva exposición temporal que ocupará la Sala de Pieza Única desde este lunes hasta el próximo mes de julio.

Comisariada por Juan Luis Arsuaga y Carlos de Hita, ‘Ecos. Paisajes Sonoros de la Evolución Humana’, propone un recorrido que comienza hace cuatro millones de años con los sonidos característicos de la selva tropical africana, donde habitaban los grandes simios, cuyos ecos se entremezclan con otros de especies menos conocidas.

australopithecus
australopithecus

El paseo continua medio millón de años después, con los sonidos de la sabana africana, hogar que los australopithecus compartieron junto a la fauna africana. La siguiente parada tiene lugar en Eurasia, donde, un millón de años más tarde, vivió el Homo antecessormezclándose con bisontes y uros. Desde esa época se recorre la última glaciación y los primeros sonidos que acompañaron al hombre del Neolítico en Oriente Próximo, para cerrarse con voces y música de la actualidad.

En la última parada el visitante podrá escuchar sonidos típicos de bosquimanos, danzas masai, indios amazónicos o de los habitantes de Papúa-Nueva Guinea; todo un crisol de poblaciones y razas que aún viven fuera del tiempo. Además, la evolución de la tecnologíatambién tendrá su banda sonora. El visitante podrá escuchar el sonido de la máquina de vapor, las interferencias de radio, la electricidad estática o el tráfico.

Fuente: EL MUNDO