Los neandertales siguen dando que hablar

El Museo de Minerales de Valseca acoge hasta el 28 de febrero la muestra ‘Tras la huella de los neandertales’, organizada por el Área de Promoción Económica de la Diputación, en colaboración con el Consistorio. La exposición recoge los hallazgos realizados en el Abrigo del Molino, situado junto al río Eresma y a escasos metros del Santuario de La Fuencisla. Este yacimiento ha supuesto una auténtica revolución en la Prehistoria de Segovia. Hasta hace poco se databan las primeras ocupaciones humanas en Segovia en el Calcolítico, es decir, hace unos 4.500 millones de años. El Abrigo del Molino ha remontado los orígenes del poblamiento humano de Segovia a hace 60.000 años, situando a los neandertales en la ribera del Eresma.

Los arqueólogos han encontrado en el yacimiento del Abrigo del Molino restos de las actividades cotidianas de los neandertales: herramientas realizadas en silex, jaspe o cuarzo; y restos de fauna de gran tamaño como caballos o grandes bóvidos.

El alcalde de Valseca, Julio César Aguado; el diputado de Promoción Económica, Rafael Casado; dos de los arqueólogos responsables del yacimiento: David Álvarez-Alonso y María de Andrés Herrero, y el geólogo Andrés Díez Herrero, inauguraron la muestra, que se podrá ver todos los días, de 12:00 a 14:00 horas. Con anterioridad, ‘Tras la huella de los neandertales’ se ha podido ver en San Cristóbal de Segovia, Palazuelos de Eresma, Mozoncillo,Carbonero el Mayor y Santa María la Real de Nieva.

La muestra que ha recalado en Valseca se divide en dos partes: un audiovisual que enseña el mundo de la arqueología y la metodología empleada en el Abrigo del Molino y, en segundo lugar, un recorrido por réplicas de las piezas encontradas en el primer año de excavación. Tras el hallazgo en abril de 2012 de los primeros restos de industria lítica de aspecto paleolítico en esta zona, en 2013 se puso en marcha la investigación en el yacimiento. Se identificaron once niveles, con presencia humana en tres de ellos. En una primera prospección superficial se recuperaron 21 piezas, entre piedras y huesos. Las piezas de piedra son, en su mayoría, restos de talla de sílex; y entre los huesos se encontraron varios fragmentos de diáfisis y vértebras de pequeños mamíferos.

Abrigo del Molino no solo es uno de los escasos yacimientos con estas características y esta cronología en el centro de la península, sino que también se sitúa en un interesante contexto geológico y geográfico que confirma la existencia de un corredor norte-sur, poniéndolo en relación con los hallazgos de los yacimientos de Pinilla del Valle, al otro lado de la sierra de Guadarrama, así como con la existencia de un importante ‘área refugio’ en el Sistema Central durante el Paleolítico Medio.

FUENTE: elnortedecastilla.es

Escucha la entrevista que le hicimos al responsable de las excavaciones David Álvarez-Alonso en nuestro primer programa de Ágora Historia: