Lugares con historia-El Bovalar

Desde la N-II entre Lérida y Zaragoza, si el viajero toma la C-242 hacia el sur desde el cruce con la N-II, tras cruzar el río Segre un camino lleva al yacimiento de El Bovalar, un pueblo visigodo que antaño fue uno de los centros de la Península Ibérica donde comenzó a extenderse la religión cristiana que estaba dotado de basílica y baptisterio. Los orígenes de su población datan del siglo IV tras el edicto de Milán de Constantino (año 313), que permitió el libre culto entre los cristianos.

En época visigoda, como demuestran los utensilios y silos hallados en el poblado de Bovalar, la sociedad hispana siguió encadenada al campo y al ganado. No fueron años buenos para el comercio, sometido a los vaivenes políticos, la mala racha de la economía y el desfallecimiento de las ciudades.

bovalar
Restos del poblado visigótico de El Bovalar./losoci

El yacimiento está en una ladera de un altozano mirando al Segre, con su lado norte descendiendo hacia la ribera del río. En 1943 se descubrió una iglesia visigoda, excavada en 1967. El edificio sobrevive solo hasta 1 metro sobre sus cimientos, pero su planta se conserva totalmente. Todo el templo, excepto el presbiterio y la pequeña cámara de su izquierda, se utilizó como cementerio, y pueden verse sarcófagos de piedra, de distintos tamaños, enterrados en el subsuelo por todo el edificio.

Los investigadores han descubierto el grupo de edificios interconectados del lado sur de la iglesia, junto a un pequeño grupo de cámaras, más pequeñas, en el lado norte, como un pueblo. El veredicto sobre la naturaleza de este complejo deberá esperar a la publicación de un informe claro, pero parece obvio que los edificios alrededor de la iglesia datan de un siglo después de la construcción de esta.

Los investigadores hallaron una amplia gama de objetos personales y de utensilios domésticos por todo el pueblo, iluminando muchos aspectos de la vida rural a finales del periodo visigodo. La fecha del yacimiento se ha basado en el descubrimiento de monedas de oro, llamadas trientes, de los últimos reyes visigodos, esparcidos por los edificios.

Estructura cartográfica que alcanzaba el pobado de El Bovalar./Losoci
Estructura cartográfica que alcanzaba el pobado de El Bovalar./Losoci

Los trientes más antiguos datan del reinado de Egica (687-692/4) y los más modernos son del reinado de Aquila (710-713) De nuevo, las numerosas monedas de oro encontradas por todo el yacimiento cuestionan su identificación como pueblo.

Estos y otros hallazgos estaban esparcidos, como si el pueblo hubiera sido abandonado con prisas; además se encontraron evidencias de un incendio, a pesar de que no hay restos humanos. La deducción más razonable es que este establecimiento, cualquiera que fuera su carácter, fue abandonado súbitamente y destruido en el curso de la conquista árabe del valle del Ebro en el 714.

Autor: Javier Ramos.

Fuente: www.lugaresconhistoria.com