Lugares con historia-El Kilómetro Cero de la Puerta del Sol (Madrid)

Fue el escenario de la vida madrileña a partir de 1808 con las manifestaciones contra Murat durante la Guerra de la Independencia y la valerosa proclama contra la invasión francesa. En esta plaza la gente aplaudió a Fernando VII después del Motín de Aranjuez, recibió con alegría al ejército aliado que mandaba el duque de Wellington y proclamó la Constitución de Cádiz. La Puerta del Sol protagonizó algunos de los hechos históricos más importantes del Madrid del siglo XIX.

La Puerta del Sol, el epicentro del Madrid actual, bulle de gente a cualquier hora del día y de la noche porque en ella se celebran los grandes acontecimientos de la capital. Es uno de los sitios clásicos para quedar. No obstante, hasta 1861 la plaza era algo más pequeña y aparecía cerrada por varios edificios hoy desaparecidos, como el Real Hospital de la Corte, la iglesia del Buen Suceso, el convento de San Jerónimo,…

En el pavimento de esta plaza con historia sobresale un curioso reclamo de pasado y afluencia turística como es el Kilómetro Cero, una placa en la acera que representa el punto central del país y del que parten las carreteras nacionales radiales por el resto de España. Se localiza enfrente de la Casa del Reloj, instalada en 1950 y que comenzó a marcar los seis antiguos itinerarios de postas creados en 1720 y luego convertidos, parcialmente en las seis primeras carreteras radiales.

puerta_sol
La Puerta del Sol./multisanti

Aunque en la losa solo aparecen representadas las seis primeras, el punto no marca únicamente el origen de estas, sino también el del resto de las radiales (no incluye las transversales) de la Red de Carreteras del Estado. Aquellas cuyos identificadores terminan en cifra impar, llevan sus kilómetros desde este punto, bien sea a través de distintas calles de Madrid (N-401), o además desde las seis primeras (N-301, N-601,…)

El lugar que ahora ocupa el Kilómetro Cero estuvo antaño ocupado por el Hospital del Buen Suceso, un edificio en el que se vivió gran parte de la historia de Madrid durante los últimos siglos. El templo albergó larga tradición e historia milagrera, y algo maldita también. Fue mandado construir por Carlos V, sobre la base de lo que habían solicitado y hecho en Baza los Reyes Católicos, en las confluencias de las calles de Alcalá y la carrera de San Jerónimo, para enfermos de peste en el siglo XVI.

No es de extrañar el flujo de gente que transita por la Puerta del Sol al desembocar en ella hasta un total de diez calles: Mayor, Arenal, Preciados, Carmen, Montera, Carretas, Alcalá, carrera de San Jerónimo, Espoz y Mina y Correo. Los orígenes de esta plaza son antiquísimos. Se sabe que en 1478 se alzaba una Puerta del Sol en el mismo lugar que la actual. La primera descripción de la Puerta del Sol data de 1539 con ocasión del derribo de la antigua para sustituirla por una nueva.

puerta_sol_carlosIII
La estatua ecuestre de Carlos III preside la Puerta del Sol./Carlos Delgado

El edificio central de la plaza lo ocupa la antigua casa de Correos construida en 1768 por el arquitecto francés Jacques Marquet, académico y director de la real Academia de Bellas Artes de San Fernando que llegó a España de la mano de los duques de Alba para quienes construyó el palacio de Pedrahita y más tarde trabajó en el palacio de Aranjuez. Hoy alberga la sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid. Es un lugar ilustre donde se reunían grandes literatos como Lope de Vega, Miguel de Cervantes, Tirso de Molina, Francisco Quevedo o Calderón de la Barca. Allí se encendió la primera bombilla eléctrica pública de España en 1875 y echó a rodar el primer tranvía, allá por el año 1897. Cerca se halla el Barrio de las Letras.

La parte más emblemática del edificio es el reloj que durante muchos años sirvió para establecer la hora oficial del país y desde el siglo XIX congrega, cada 31 de diciembre, a miles de madrileños par celebrar el cambio de año. En 1847 el edificio dejó de prestar servicio como casa de Correos y pasó a manos del Ministerio del Interior. Durante el franquismo albergó a la Dirección General de Seguridad por cuyos calabozos pasaron muchos demócratas.

También fue en Sol donde comenzó a circular la primera línea de Metro, en 1919. Casi un siglo después, esta misma línea fue objeto de una serie de obras de acondicionamiento que llevaron a los estudiosos a encontrar vestigios, también junto a los restos de la Iglesia y Hospital del Buen Suceso, de enterramientos de la Guerra de la Independencia y los fusilamientos del 2 de mayo de 1808.

Autor: Javier Ramos – www.lugaresconhistoria.com