Nuevos estudios afirman que Hitler era adicto a la metanfetamina

Hitler tomaba usualmente metanfetamina. Esta es la conclusión a la que han llegado un investigador después de encontrar una serie de entrevistas realizadas, presuntamente, por la inteligencia aliada al médico personal del Führer. Sin embargo, esta no es la única sorpresa que han hallado en los susodichos informes, ya que éstos romperían además el mito de que el líder nazi tenía únicamente un testículo y era homosexual.

Al parecer, los datos ofrecidos por el supuesto informe podrán verse el próximo 19 de octubre en la cadena británica «Channel 4», la cual ha afirmado que ha preparado un especial sobre el tema que será emitido aproximadamente a las ocho de la tarde. Este anuncio, no obstante, ha provocado la desconfianza entre los telespectadores, algunos de los cuales ya han afirmado a través de la red que podría tratarse de un engaño para aumentar la audiencia del programa.

hitler--644x362

El origen de los documentos

Según la persona que ha hallado los documentos, Bill Panagopoulos -un coleccionista metido a investigador-, los informes encontrados datan del final de la Segunda Guerra Mundial y fueron elaborados por miembros de la inteligencia aliada. Éstos concretamente, habrían hablado con uno de los médicos de Hitler (el Dr. Morrel) para después dejar por escrito todos los datos.

En el informe (que cuenta con unas 47 páginas) se afirmara –siempre según las palabras de Panagopoulos- que Hitler tomaba nada menos que 74 medicamentos diferentes, entre los que se incluía lametanfetamina de cristal (una droga que se consume, usualmente, a través de la nariz, que actúa como estimulante y que puede provocar pérdida de memoria, comportamiento psicótico y puede dañar el cerebro y el corazón).

Panagopoulos explica que, según se afirma en los documentos, Adolf Hitler tomó metanfetamina antes de reunirse con Mussolini en el verano de 1943, día en que –al parecer- no paró de hablar durante aproximadamente dos horas. A su vez, también se habría inyectado la droga hasta en nueve ocasiones durante sus últimos días en el búnker de Berlín.

«Morell era un charlatán, un fraude y un vendedor de aceite de serpiente. No debería haber estado practicando la medicina en cualquier lugar fuera de una clínica veterinaria. Algunas [de la drogas] que le recetaba eran inocuas, pero otras eran venenosas. ¿Desarrolló Hitler una dependencia a algún medicamente por su culpa? ¿Cuál de ellos era adictivo?», explica Panagopoulos en declaraciones recogidas por el «Daily Express».

Un solo testículo

A su vez, y según explicará el documental de «Channel 4», se han desmentido otros mitos sobre el líder nazi. El primero de ellos es el que afirma que sólo tenía un testículo. Por otro lado, los informes también señalarían que Hitler no era homosexual y que no acabó con las 150 personas que descubrieron su verdadera sexualidad (otra de las leyendas más destacadas del dictador). Una anotación de 1945 lo desmentiría al afirmar que «no era ni un pervertido ni un homosexual. Sus órganos sexuales no mostraron ningún indicio de anormalidad»

Fuente: ABC.es – Manuel P. Villatoro