Operación Barbarroja: Alemania invade la URSS

Un largo convoy ferroviario con suministros de guerra enviados por los soviéticos a Alemania acaba de cruzar el límite fronterizo con dirección a Berlín cuando un infernal cañoneo anuncia el inicio de la denominada “Unternehmen Barbarrosa” (Operación Barbarroja): la “Wehrmacht” invade la URSS.

Son las 3:10 de la madrugada del 22 de junio de 1941. La maquinaria militar alemana se pone en marcha. Un reguero interminable de tropas: Divisiones Panzer, motorizadas y unidades de choque, se lanza al asalto de los puntos críticos que deben permitir el avance de las tropas mecanizadas hacia el interior de la inmensidad de la estepa rusa.

La Operación Barbarroja, emprendida el 22 de junio de 1941, fue el nombre en clave dado por Adolf Hitler al plan de invasión de la Unión Soviética por parte de las Fuerzas del Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta operación abrió el Frente Oriental, que se convirtió en el teatro de operaciones más grande de la guerra, escenario de las batallas más grandes y brutales del conflicto en Europa.

Las potentes divisiones ‘panzer’ avanzaron velozmente a través de la estepa rusa cercando a cientos de miles de combatientes del Ejército Rojo.
Las potentes divisiones ‘panzer’ avanzaron velozmente a través de la estepa rusa cercando a cientos de miles de combatientes del Ejército Rojo.

Puentes y nudos de comunicaciones son conquistados, a la vez que se salvan los formidables obstáculos que son las numerosas vías fluviales de la zona: el Bug, el Niemen…. Los soviéticos son cogidos por sorpresa a lo largo del frente y sus líneas hundidas, aunque en algunos sectores aislados la resistencia es a ultranza (la fortaleza de Brest-Livotsk, por ejemplo, tardará más de un mes de combates en ser tomada, cuando ya el frente se ha desplazado a 300 km. de distancia).

Con el inicio de la batalla en la frontera, la Luftwaffe lanza uno de los ataques aéreos más demoledores y exitosos de la Segunda Guerra Mundial: en diferentes oleadas, los aeródromos soviéticos son objeto de precisos bombardeos. En los primeros días de com-bate el Ejército Rojo pierde cerca de ¡1.800 aparatos! El resto de sus aviones intenta dar la batalla en el aire, pero los alemanes son ya los dueños del cielo.

El esquema de las operaciones en los primeros días resulta similar a lo largo de todo el frente. Los Cuerpos o Grupos Panzer actúan de punta de lanza del ataque (schwerpunkt), internándose profundamente en la URSS, apoyados por una omnipresente Luftwaffe y por su propia superioridad táctica, rodeando a las fuerzas soviéticas y creando «bolsas» de tropas cercadas de una magnitud colosal, que son dejadas a la infantería para que las destruya.

Infantería que a duras penas puede seguir el ritmo de avance de las unidades de vanguardia. Éstas, a su vez, se enfrentan a los contraataques de las fuerzas acorazadas del Ejército Rojo, que lanza sus reservas al combate descoordinadamente, agravando así el desastre. Y aunque los alemanes sufren algún contratiempo a nivel local, nunca ven comprometido el vertiginoso ritmo de su avance.

Mapa del desarrollo de la Operación Barbarroja: Primera parte (22 Junio-25 Agosto)
Mapa del desarrollo de la Operación Barbarroja: Primera parte (22 Junio-25 Agosto)

Sin parangón

El momento crítico de la Segunda Guerra Mundial ha dado comienzo con una operación militar sin parangón que provocará un enfrentamiento de una magnitud nunca vista hasta entonces en la Historia. Por un lado, el ejército alemán, en la cúspide de su poderío militar, rodeado de un aura de invencibilidad y una confianza infinita en sus propias capacidades. Cuenta además con el apoyo de sus aliados, que desplegarán sus tropas en el Frente del Este: rumanos, italianos, húngaros, eslovacos, finlandeses… se irán uniendo a la lucha.

Por otro, el ejército soviético (RKKA), que opone un despliegue de fuerzas espectacular y que, a falta de una mayor calidad militar, al menos le proporciona cierta ventaja numérica. Se trata de un gigante sobre el papel. El número de efectivos y medios esconde, sin embargo, unas carencias que los primeros días de combates se encargarán de mostrar en toda su crudeza. El estado del arsenal es deplorable.

Las purgas de la década anterior han dejado el cuadro de oficiales en un nivel operativo ínfimo, lo que unido a la continua injerencia de los comisarios políticos en las operaciones provocará desastrosos resultados en los combates. Frente a este panorama tan descorazonador se opondrán las reservas humanas casi inagotables y todo el poder industrial del gigante comunista… Pero, sobre todo, la férrea determinación del soldado ruso por defender, no el régimen, sino la «Sagrada Patria».

Mapa del desarrollo de la Operación Barbarroja: Segunda parte (26 Agosto-5 Diciembre)
Mapa del desarrollo de la Operación Barbarroja: Segunda parte (26 Agosto-5 Diciembre)

La Gran Guerra Patria

El desconcierto se adueña del alto mando soviético ante la invasión alemana… La sorpresa, sobre todo para un enmudecido Stalin, es total. Durante mucho tiempo ha recibido informes de diversas fuentes —británicos y su propia y eficiente red de espías— que le advierten de la inminencia y calibre del ataque. Hace caso omiso de ellos. Temeroso de provocar una reacción alemana, Stalin cumple con su alianza con Berlín hasta el último momento: el flujo de material de guerra y suministros de grano con destino a Alemania no cesará hasta el mismo instante del ataque germano.

El 3 de julio, y tras casi quince días de combates, Stalin se dirige a su pueblo por primera vez desde la invasión, recordando la lucha contra Napoleón en 1812 y, olvidándose de la retórica comunista, apela al sentimiento nacional ruso, en lo que será una tendencia creciente a lo largo de toda la contienda. La «Gran Guerra Patria» encontrará en el ideal nacional un valor de resistencia y sacrificio que el internacionalismo soviético se muestra incapaz de lograr.

Fuente: ABC