Paseando por Barcino entre romanos

La tecnología es fría e impersonal, pero menos si se utiliza para desarrollar herramientas que nos acercan a la historia y nos permiten recrear el pasado, incluso vivirlo como si hubiéramos retrocedido en la máquina del tiempo. Es lo que ocurre con la nueva app Barcino 3Den la que podemos, sin movernos del sofá de casa, pasear, como un romano más, por la Colonia Iulia Augusta Faventia Paterno Barcino, la ciudad romana que fundó el emperador Augusto el año 10 antes de Cristo, que con el tiempo acabó siendo la actual Barcelona. Incluso el sonido de las herramientas, las conversaciones o el canto de los pájaros nos transporta a ese momento.

Puerta virtual de Barcino
Puerta virtual de Barcino

Realizada dentro del Pla Barcino que impulsa la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, la aplicación tiene un carácter enciclopédico, ya que incorpora la documentación del Servei de Arqueologia aportada por centenares de excavaciones realizadas en la ciudad, además del trabajo de dibujantes, historiadores y epigrafistas sobre su pasado romano durante el siglo III d. C. y susuburbium, el territorio que la rodeaba.

La época escogida coincide con el fin de la construcción de la segunda muralla, que con 76 torres y cuatro puertas acabó dando a Barcino el sobrenombre de “ciudad coronada”. Como si un pequeño dron sobrevolara la ciudad, se puede ver cada una de las torres (casi todas diferentes), el enorme acueducto de 13 kilómetros que traía el agua a la ciudad, las termas de mar y las de Sant Miquel donde los ciudadanos de esta pequeña ciudad de 10 hectáreas cumplían con el ritual del baño, información de las cinco enormes casas romanas excavadas hasta ahora, e incluso entrar en una ellas, ver el impresionante foro y colarnos entre las columnas del templo de Augusto. “Toda la información está georreferenciada y de acuerdo con estos datos, por lo que en el momento en el que el conocimiento cambie la app se modificará”, explicó Carme Miró, responsable del Pla Barcino y de la aplicación.

Pero la nueva aplicación también aporta novedades. En la zona del forum se plantea un nuevo urbanismo. “Barcino no era plana como se ha explicado, sino que habían terrazas. La zona del forum y del templo se ha dibujado de nuevo y se presenta por primera vez sobre una zona escalonada que lo explica mejor. Si se hubiera construido como lo publicó Puig i Cadafalch se quedaría colgando sobre el terreno”, asegura Miró que explica que siempre se había dicho que Barcino se había fundado en una colina “y en realidad son dos, la del Mons Taber y donde está situado la basílica de Sant Just i Pastor”.

Perfil del suelo de Barcino
Perfil del suelo de Barcino

En el apartado de historia se recoge la fundación de la ciudad, el urbanismo, la centuriación, el comercio, las pedreras, las villas, las necrópolis y la línea de costa –espectacular el montaje de la línea comienzo de era con la actual, en la que se ve claramente todo lo que se ha ido ganando al mar–; un glosario con los términos latinos, más de cien, un apartado de rutas y una galería fotográfica con material arqueológico depositado en el Muhba, además de panorámicas de lugares que en algunos casos no son visitables.

Templo de Augusto en Barcino
Templo de Augusto en Barcino

Según el concejal Jaume Ciurana en esta legislatura serán tres los proyectos relacionados con el Pla Barcino que se inaugurarán, además de la Carta de Barcelona y esta appque ahora comienza a andar: la apertura del Aula Basilical, unos 400 metros cuadrados situados bajo la Plaza del Rei y la catedral; la domus de la calle Avinyó, que está previsto inaugurarse en marzo con sus espléndidas pinturas murales ya restauradas y el Plan Director de la Muralla romana que justo ahora comienza con la prohibición de aparcar para los autocares de los turistas en la plaza de Ramon Berenguer.

El proyecto, que ha tenido un coste de 45.000 euros, ha contado con la colaboración del Laboratorio de Modelado Virtual de la Ciudad de la UPC está disponible por ahora para tabletas y pronto lo estará para teléfonos inteligentes y en página web o en Google Earth, para que pueda ser utilizada por las escuelas como material escolar.

Fuente: EL PAIS – José Angel Montañés