Reconstruyen en 3D un fortín de 2.500 años arrasado en Alicante

Un grupo de arqueólogos han hecho una propuesta de reconstrucción virtual en tres dimensiones (3D) de un antiguo fortín antipiratas de hace 2.500 años (época ibérica) descubierto en la costa de Alicante , un yacimiento que ha sido arrasado ilegalmente hace unos meses con una máquina excavadora.

Se trata de un pequeño recinto militar de planta trapezoidal de 350 metros cuadrados formado por un patio de armas y tres estancias no comunicadas entre sí que albergó una pequeña guarnición para la vigilancia y defensa contra los piratas entre los siglos V y IV antes de Cristo en la costa del término de El Campello.

Con un perímetro amurallado de piedra de un metro de anchura, se usó el control del tráfico marítimo del litoral comprendido entre el cabo de las Huertas ( Alicante ) y la Serra Gelada (Benidorm).

Una de las arqueólogas, Feliciana Sala, explicó que, pese a sus reducidas dimensiones, es un yacimiento «único» porque es el primero de estas características y cronología que se encuentra en el litoral mediterráneo español.

Debía haber más recintos fortificados de este tipo porque todo apunta a que formaba parte de una red para vigilar la costa -«uno solo no era operativo», según Sala- y el hecho de conocer el «modelo» de El Campello facilitará hallar otros en el futuro.

Los arqueólogos han presentado el hallazgo y la propuesta de reconstrucción en un congreso internacional organizado el pasado octubre en Madrid por la cátedra de Historia Militar de la Universidad Complutense.

Reconstrucción fortín ibérico-púnico
Reconstrucción fortín ibérico-púnico

El yacimiento (www.aiguesbaixes.wix.com/elcampello) se sitúa en una parcela privada no urbanizable sobre una colina de 30 metros de alto frente a la playa de Cala Piteres, en la partida de Aigües Baixes, y fue descubierto en 2003 aunque no fue hasta el verano de 2013 (16-26 de julio) cuando se efectuó una excavación arqueológica que permitió documentar el conjunto con ortofoto y en 3D.

Además de Sala, el equipo de excavación estuvo formado por los arqueólogos Fernando Prados y Jesús Moratalla (Universidad de Alicante ) y por Ana Valero y David López (empresa Estrats, Treballs d’Arqueología SL), además de alumnos universitarios y voluntarios.

Con el permiso de la Generalitat Valenciana y el dueño de la parcela, se efectuó la limpieza superficial de los muros perimetrales y se documentaron las estructuras mediante un alzado topográfico, fotografía aérea con un dirigible y una ortofoto con escáner láser 3D, tras lo cual se cubrió todo con una malla geotextil y una capa de tierra para su protección.

Sin embargo, todos los muros y estructuras descubiertas en el verano de 2013 fueron destruidas ilegalmente con una máquina excavadora entre enero y febrero de 2014 a causa, según creen los arqueólogos, de supuestos «intereses y expectativas urbanísticas».

Bien de Interés Cultural

Se pretendía evitar la inminente declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) -el pleno del ayuntamiento de El Campello ya lo había solicitado a Cultura- para lo cual los infractores dejaron al descubierto la protección y arrasaron los restos, que han quedado esparcidos por los alrededores.

Se denunció ante el Seprona de la Guardia Civil y el juzgado de Instrucción 7 de Alicante ha abierto una causa por un presunto delito contra el patrimonio arqueológico en la que ya han declarado dos personas imputadas, mientras sigue la práctica de diligencias.

El equipo científico se propone pedir a la Generalitat un permiso de excavación de salvamento para, a continuación, reconstruir el fortín «piedra a piedra» hasta volver a alcanzar el aspecto inicial.

Fuente: LA VERDAD.ES – Antonio Martin