Restauran templo de faraón olvidado en Egipto

El templo funerario del faraón Tutmosis III (1490-1436 a.C.), abandonado durante 70 años, resurge de las profundidades de la montaña Tebana, en Luxor, para devolver a este gran faraón el sitio que merece en la historia de Egipto.

“Con este proyecto tratamos de colocar a Tutmosis III en el lugar que le corresponde, de restituir la memoria de quien fue un gran faraón de Egipto”, dijo a Efe el epigrafista del Proyecto del Templo de Tutmosis III, Javier Martínez.

Profesor de lengua egipcia e historia del Antiguo Egipto en el Museo Egipcio de Barcelona, Martínez se dedica a la documentación de todo elemento que sale de las excavaciones de este proyecto, dirigido por la española Myriam Seco.

Reconstrucción del Templo de Tutmosis III - EFE
Reconstrucción del Templo de Tutmosis III – EFE

 

Desde su larga experiencia en las salas de clases y en el terreno, Martínez reivindica la figura de este faraón, mucho menos conocido que otros como Tutankamón o Ramsés II.

“Estamos hablando de uno de los faraones más importantes de la historia de Egipto, tan importante como que fue el conquistador de un gran imperio que duraría 300 años; faraones más conocidos como Ramsés II se dedicaron a proteger el imperio que había creado Tutmosis III”, señaló.

Este proyecto, que comenzó en 2008, ha crecido de manera exponencial.

En una conversación con Efe, Seco destacó que en el primer año, el equipo solo estaba compuesto por ocho personas, y que ahora, en la séptima campaña que concluye hoy, lo integran 35.

“El faraón Tutmosis III siempre me atrajo muchísimo y al ver que su templo funerario estaba olvidado, decidí empezar a montar un proyecto. Cuando comenzamos, prácticamente todo eran escombros, y ahora han ido saliendo las estructuras”, afirmó.

El tesoro encontrado bajo los escombros

Debajo de sus ruinas, el templo escondía, además, una necrópolis, de la que hasta ahora, el equipo de Seco ha excavado diecisiete tumbas.

Entre ellas, la número 14 les mostró este año una gran sorpresa: los huesos de una mujer que conservaba unas pulseras y un collar de oro, y unas tobilleras de plata.

El techo del nicho desplomado sobre el sarcófago evitó a lo largo de los siglos que los ladrones se percatasen de tal tesoro.

Sin embargo, Seco aseguró que tuvieron muy poco tiempo para realizar la documentación, ya que enseguida “vino un camión de la Policía para llevarse las piezas al almacén del servicio del ministerio de Antigüedades”.

Templo de Tutmosis III
Templo de Tutmosis III

Varios hallazgos en estas ruinas indican los usos anteriores y reutilizaciones posteriores del templo funerario de Tutmosis III, lo que implica que este proyecto de excavación puede documentar, para siguientes investigaciones, materiales desde el Imperio Medio (2050-1750 a.C.), 400 años antes de Tutmosis III, hasta la época ramésida (siglos XIII a XI a.C.), añadió Seco.

Entre esas investigaciones, Martínez destacó “la serie de incógnitas en torno a la figura de Tutmosis III, como su relación con la reina Hatshepsut”, hija de Tutmosis I y familiar de Tutmosis III.

Uno de los elementos, según Martínez, es ver qué fases siguió este templo desde el punto de vista arquitectónico e histórico, donde muestra varias similitudes con el templo de Hatshepsut, uno de los emblemas de la necrópolis tebana de la Ribera Oeste de Luxor.

Estas semejanzas hacen pensar “que ambos templos empezaron a construirse a la vez”.

“Se trata de encajar piezas físicas, pero también históricas”, añadió Martínez, quien agregó que este templo funerario escondía explicaciones de las campañas militares de Tutmosis III, así como los relieves en las que están dibujadas.

Financiado por la española Fundación Botín, Santander Universidades y la cementera mexicana Cemex, este proyecto tiene aún varios años de excavación por delante y un trabajo de musealización de estas ruinas arqueológicas como horizonte.

“Aquí vamos a hacer un museo al aire libre y espero que en unos 15 años este templo entre en el circuito de visitas de la Ribera Oeste de Luxor”, expresó Seco.

De este modo, los turistas podrán disfrutar del templo, recuperar la memoria y conocer un poco más la figura de quien fue, insistió Martínez, “un personaje de primer nivel de la historia de Egipto”.

Fuente: Emol