Sisapo – Lugares con historia

Después de una visita al Museo de Ciudad Real y pasar por la histórica fortaleza medieval de Alarcos, lugar donde sucumbieron las tropas cristianas frente a las musulmanas en el año 1195, si conducimos por la N-420 durante 70 kilómetros (o bien la A-41, aunque esta solo hasta Puertollano) desde Ciudad Real en dirección a Córdoba, a la altura del Valle de Alcudia parte un desvío a la derecha (CM-4202) que, tras 15 kilómetros nos llevará al yacimiento de Sisapo en la pedanía de la Bienvenida. Se trata de un yacimiento romano vinculado a las minas de cinabrio (del que se obtiene mercurio y azufre) que tan famosa hiciera a las minas de Almadén, localizada 50 kilómetros más al oeste.

A partir del hallazgo en 1982 de un fragmento de inscripción en el que se puede leer (S)ISAPONE, se ha identificado la sede de Sisapo. En la actualidad se preservan en buen estado los restos de la antigua urbe en un yacimiento que puede ser visitado por el público.

sisapo_lugares_historia
En Sisapo hay restos de domus romanas.

La mina era propiedad del pueblo romano (nos cuenta Plinio en el libro XXXIII de su Historia Natural) y la producción estaba regulada hasta los más mínimos detalles, por estar considerado el minio un producto de gran valor. Los yacimientos estaban controlados por una Societas Sisaponensis. No solo era un colorante (el bermellón) utilizado como tinte para productos textiles o para la fabricación de pinturas, sino que se utilizaba también para la amalgama de ciertos metales preciosos y en ciertos usos medicinales. Plinio nos cuenta que el mineral “en bruto y sellado” se enviaba a Roma para su procesado final, así como que su valor estaba fijado por ley para evitar la especulación.

Las riquezas de su subsuelo hicieron de Sisapo una ciudad importante. Situada en la vía que unía Emerita (Mérida) con Mariana (en la Vía Augusta) estaba unida por una calzada a Andújar y Castulo (Jaén), con quien compartía la capitalidad del distrito minero de Sierra Morena. Esta era la ruta natural para la salida del mineral al Guadalquivir.

mosaico_lugares_historia
En el yacimiento de Sisapo el viajero podrá disfrutar de mosaicos.

El visitante podrá apreciar in situ del yacimiento el llamado Hoyo Santo, que se ha confirmado como el emplazamiento del antiguo anfiteatro y, entre otros numerosos restos que se han ido rescatando, la domus de las Columnas Rojas, que permiten descubrir lo que antaño fue una ciudad de cierto nivel que supo hacer fortuna de sus yacimientos de plata y cinabrio, prácticamente durante toda la Antigüedad.

El recinto arqueológico puede visitarse alrededor del perímetro excavado. La muralla de casi un kilómetro que rodea la ciudad está excavada en parte y se sabe que contaba al menos con una veintena de bastiones fortificados de forma redonda.

La ciudad de Sisapo está rodeada por un curioso paisaje de conos de origen volcánico que llamarán la atención del viajero. En invierno la excavación está parada y los mosaicos y los capiteles de las columnas están tapados con harapos blancos de nailon.